Manipulación o reinserción.

Por | Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares.

El caso Diana Quer ha vuelto a traer a la opinión pública el terrible asunto de la violencia criminal contra las mujeres y los más vulnerables junto a debates como el de su tratamiento informativo o el de la prevención, represión y rehabilitación policial y penal. Se ha vuelto a poner en evidencia nuestra incapacidad como sociedad para desembarazarnos de esta lacra machista, cuando Gobierno y poderes públicos muestran exasperante lentitud a la hora de poner en marcha las medidas acordadas en el denominado Pacto de Estado contra la violencia de género.

Leer más...

Una campaña plural y sin exclusiones.

Por | Gaspar LLamazares.

¡Presos a la calle! Este es el banderín de enganche de un independentismo sin horizonte. Han llegado en un breve espacio de tiempo al final del camino de la independencia unilateral. Sin consenso social, en base a la fractura de un solo pueblo que ya son al menos dos, sin marco legal, habiendo derogado el Estatut y la Constitución, y sin ningún apoyo ni reconocimiento internacional. Una declaración unilateral de independencia y una proclamación de la república catalana absolutamente virtuales.

Leer más...

¿"Quo vadis" Maza?

Por | Baltasar Garzón.

El pasado viernes, ocurrió un hecho no menor, que pasó bastante desapercibido entre la vorágine de acontecimientos de estos días en torno al dislate del referéndumde independencia de Cataluña.

Leer más...

Vigilar un examen sobre Historia de España.

Por | Luis García Montero.

Ser dos ojos
que deben contemplar la triste historia
del joven español que se hace viejo.
Al fondo de la clase,
un murmullo de himnos, canciones y protestas.

Miro en aquel pupitre
a ese niño que fui. Estaban las preguntas
en un folio marcado con yugos y sotanas.
De memoria sabía
rezar, callar, decir que sí, perdón,
no me lo tome en cuenta.

Leer más...

Una melancolía optimista.

Por | Luis García Montero.

La democracia no debe olvidar su orgullo. Y para eso es necesario que recupere el sentido de su vocabulario. Es la precaución decisiva. Más que las alambradas en las fronteras, se trata de devolverle su sentido a palabras como libertad, igualdad, fraternidad y justicia. Y también a la palabra verdad. Por encima de los pliegues del cinismo, por encima de las ambiciones dañinas de los dogmas, por encima de todo lo que puede ser deconstruido en reconocimiento de cada perspectiva, la democracia debe recuperar su orgullo y escribir la palabra verdad, aunque sea con minúscula, porque así la escriben los que no quieren mentir. Creerse en posesión de la Verdad es peligroso, pero también ha resultado muy peligroso abandonar la voluntad de no mentir.

Leer más...

 

Gaspar Llamazares

  

Montserrat Muñoz

  

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo