Llamazares abandona IU

Llamazares entrega el carné de IU denunciando el "culto al líder" y el "acoso" contra él


El ya exdirigente comunica este viernes su baja como afiliado a la actual dirección a través de una carta a la que ha tenido acceso en exclusiva infoLibre
Deja la federación antes de que termine la instrucción del expediente contra él por promover la concurrencia de su partido, Actúa, a las próximas elecciones
Llamazares sostiene que recurrir a su actividad en Actúa es una "pobre excusa" de Alberto Garzón para desatar contra él una "campaña de acoso y linchamiento político"
Gaspar Llamazares ya no es militante de IU. El ya exdirigente comunica este viernes su baja como afiliado a la actual dirección a través de una carta a la que ha tenido acceso en exclusiva infoLibre, poniendo así punto y final a una etapa de 33 años en la que llegó a ocupar la Coordinación Federal de la organización. Llamazares se despide de IU entre duras críticas a la dirección liderada por Alberto Garzón, a quien acusa de conducir a la federación a la "irrelevancia" y también de haber desatado un "linchamiento" y un "acoso" contra él por sus "discrepancias" con la línea seguida por Garzón.

Llamazares lo ha sido prácticamente todo en IU: coordinador regional en Asturias entre 1988 y 2001, líder federal entre 2000 y 2008, cuatro veces diputado autonómico y parlamentario y portavoz en el Congreso. Hasta hace apenas unos días, de hecho, ocupaba un acta en la Junta General del Principado de Asturias, a la que renunció denunciando el "expediente libelo" abierto por la dirección federal contra él hace unas semanas por impulsar Actúa, el partido que lidera junto al exjuez Baltasar Garzón, y haber decidido que se presente a las próximas elecciones de mayo.

En la misma línea, en su carta de renuncia a la militancia Llamazares asegura que su actividad en Actúa –formación a la que no define como un partido, sino como una "plataforma de intervención política"– no es sino una "pobre excusa" de Garzón para desatar contra él una "campaña de acoso y linchamiento político". "Mis discrepancias y las de la formación a la que pertenezco, Izquierda Abierta, respecto a la estrategia de la actual dirección de IU, se han manifestado siempre a las claras", pero "las discrepancias no tienen cabida cuando lo que prima es el asentimiento por aclamación y el culto al líder", denuncia el excoordinador.

Y es que Llamazares mantiene desde hace años una posición muy crítica con respecto a la alianza electoral de IU con Podemos, ya que el exdirigente entiende que la federación está subordinando su actividad a la del partido morado. De hecho, en la carta –dirigida a Garzón y al secretario de Organización de IU, Ismael González–, Llamazares insiste en su "convencimiento de que el rumbo emprendido por la dirección federal conduce a la irrelevancia y a la paulatina disolución de IU", y critica que se le haya acusado de "transfuguismo" al anunciar que Actúa concurriría a las próximas elecciones cuando su objetivo, señala, es "recuperar la confianza y los votos perdidos por amplios sectores de la izquierda".

Ante sus críticas, denuncia Llamazares, la respuesta de la dirección de Garzón "no sólo ha sido la de rechazar cualquier diálogo o colaboración, sino el inicio de una especie de caza de brujas contra la pluralidad interna". El exdirigente sostiene que la actual dirección estaba determinada a expulsarlo de IU "sin competencia, garantías ni capacidad de recurso". Y argumenta como prueba de ese "encono" que "el último paso" ha sido el envío a su "vivienda familiar de un nuevo burofax, dando continuidad al acoso incluso después de haber anunciado" su renuncia al acta en Asturias y que no concurriría a las primarias para ser candidato de IU a las autonómicas en esa comunidad.

"Frente a la citada acusación de transfuguismo, hago coincidir mi adiós como militante de IU con la entrega del acta, creo que es otra demostración clara de la transparencia con la que estoy procediendo en todo momento", sostiene Llamazares, que afirma con sorna que así ahorra a la dirección federal el "engorroso trámite" de finiquitar su expediente de expulsión. El excoordinador termina su carta agradeciendo a la "gran militancia de IU el honor de haberla representado" como líder asturiano y a nivel federal, y apunta que mantendrá su "apoyo y colaboración" con IU Asturias, "independientemente" de su cese como militante.

Una grabación "fraudulenta"

Junto a la carta, el excoordinador entrega un documento de alegaciones en el que argumenta que la dirección de Garzón no es competente para incoar contra él ningún expediente. Asimismo, Llamazares denuncia la "vulneración" de sus derechos en la tramitación de ese procedimiento, que en parte se basa en una grabación en la que él mismo admite en una reunión tener "disponibilidad" para liderar la lista de Actúa a las europeas y se mostraba dispuesto a "desvestir un santo" —en referencia a IU— para vestir otro —Actúa—.

"La ausencia de toda prueba de contrario, no puede ser reemplazada por la cita supuestamente literal de la grabación no consentida y, en tal caso, fraudulenta, de la participación del dicente en reuniones informales de una plataforma de debate y participación política amparada por el ejercicio de sus derechos fundamentales", sostiene, y asegura que "resulta especialmente grosero que toda la justificación del acuerdo de incoación se sustente en dichas grabaciones, cuya legitimidad y fiabilidad no pueden ser acreditadas".

 

Gaspar Llamazares

  

Montserrat Muñoz

  

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo