Carta de Gaspar Llamazares a Alberto Garzón

Estimado Coordinador

Recientemente se ha vuelto a generar una legítima inquietud por mi presencia y apoyo a la plataforma política Actúa y también, y sobre todo, por el emplazamiento público que me realizaste acompañado de Pablo Iglesias, para que aclare mi posición en relación con esta cuestión, lo que hago con sumo gusto no sólo a ti en tu calidad de Coordinador federal sino sobre todo al conjunto de la militancia de mi organización que, coincidirás conmigo, es a quien nos debemos tanto tú como yo.

Antes de nada, te he pedido que retires los insultos que me proferiste porque si no caben entre ciudadanos, menos aún deben darse entre compañeros que desean tener una convivencia y un diálogo útiles para la organización y para los trabajadores. Y, sinceramente, el hecho de que me hayas calificado públicamente como tránsfuga no puedo considerarlo de otra manera que como un insulto que sólo pretendía ofender y denigrar, y que estaba destinado a sustituir el debate sobre las legítimas discrepancias que pueden y deben existir por la descalificación. Sin embargo, no has atendido a mi petición, lo que lamento profundamente.

Y yendo al meollo del asunto, déjame parafrasear a Bertolt Brecht para decirte que vaya tiempos estos en los que nos obligan a repetir lo obvio. Pero en todo caso voy a repetirlo una vez más. Pertenezco orgullosamente a Izquierda Unida desde su fundación y mantengo firme mi compromiso y disposición con Izquierda Unida de Asturias y con el proyecto fundacional de Izquierda Unida. Tampoco tengo problema en volver a afirmar una vez más que no he pertenecido ni pertenezco a ninguna organización que haya competido electoralmente con IU y así mismo, ya que se me hace un juicio de intenciones, que proyectos como Izquierda Abierta o Actúa existen para recuperar y movilizar el voto de las distintas sensibilidades abandonadas de la izquierda y en absoluto para protagonizar una hipotética competencia electoral con Izquierda Unida. Ninguna duda debe caber al respecto y creo sinceramente que mi trayectoria en estos 30 años de dedicación a la organización avala rotundamente mis afirmaciones. Ninguna treta de trilero, ninguna grabación sacada de contexto y filtrada de manea interesada va a cambiar esa realidad, por mal que les pese a quienes quieren confundir y difamar para afrontar los debates que esta organización necesita en este momento histórico.

Lo que tampoco te voy a ocultar a estas alturas, porque es de sobra conocido, es la profunda discrepancia que mantengo con la estrategia política que estás imprimiendo a la organización en los últimos años y que he expresado en bastantes ocasiones, lo que no me ha impedido ser leal con la organización incluso ante decisiones con las que discrepé profundamente, como la de ir en coalición con Podemos dejando a IU de Asturias sin representación en favor de dos diputados de esa otra fuerza que, además han ejercido exclusivamente como cargos públicos de Podemos, despreciando nuestra fuerza política, a sus propuestas y a sus militantes. Con todo y con eso participé activamente en esa campaña electoral, algo que tú conoces perfectamente.


Sin embargo, y paradójicamente, se me pide profesión de fe en IU a mí y a otros muchos que, como yo, que creemos profundamente en el proyecto y lo hacen quienes habéis decidido una estrategia que, lamento decírtelo, a pesar de que se describa como de confluencia nos aboca a la disolución, y cuyos decepcionantes resultados, tanto electorales como de pérdida de imagen y presencia pública de IU debería llevar a un análisis crítico que ataje la sangría de votos que se ha producido tanto en las últimas elecciones generales como en las más recientes de Andalucía. Sin embargo, eso no se ha hecho ni se quiere hacer. No queremos asumir que una parte muy significativa de nuestro electorado se siente huérfano y lo ignoramos persistiendo en el error de una estrategia de confluencia que ni ha servido para superar al PSOE y convertirnos en la fuerza principal y hegemónica de la izquierda como se trataba de vender en un principio, ni para fortalecer al conjunto de la izquierda como se dijo después, ni siquiera para mejorar en votos y escaños los que cada cual obtenía por separado y que sin embargo nos conduce cada día que pasa a la inanidad.


Esa es la razón por la que, junto con otros muchos militantes de diferentes sensibilidades, he expresado reiteradamente la preocupación por esa disolución de IU y la subordinación de nuestros principios, de cultura política y de nuestra tradición de izquierda seria al relato sesgado de la transición y a la política equivocada, radical y de gestos de Podemos en temas fundamentales como las alianzas o el independentismo. La más reciente expresión de esa discrepancia es el Manifiesto que he suscrito junto con Cayo Lara y otros significados dirigentes de nuestra organización y que titulamos precisamente “Por una izquierda con futuro”. Si este espacio de nuestra IU de toda la vida acabar malbaratándose por una estrategia equivocada no tengas ninguna duda de que yo y muchos otros como yo nos quedaremos aquí para reconstruirla


Esta preocupación nos ha llevado en Asturias a mantener una estrategia propia de izquierda programática constructiva diferenciada tanto de la inercia y deterioro de la gestión del PSOE como de la confrontación política y sindical estéril de Podemos. En coherencia con todo ello, hemos decidido en referéndum por amplia mayoría

presentarnos con nuestro propio proyecto a las próximas elecciones autonómicas y municipales en Asturias. Lo que demuestra que nuestra militancia y nuestra creciente base electoral tiene hambre de IU. En ese empeño estoy y pretendo seguir estando junto con cientos de militantes de mi tierra precisamente para que la izquierda siga teniendo el futuro que las trabajadoras y trabajadores de todas clases nos merecemos.


Por eso me resulta paradójico e irritante que se dude de quienes siempre hemos estado a las duras y a las maduras en este proyecto y se mire para otro lado cuando montaron y pretenden seguir montando candidaturas, que estas sí, compitieron electoralmente con IU. En todo caso, espero que con esta carta se despejen las dudas legítimas de los y las militantes, especialmente de los de mi tierra, ante los que me pongo ahora y en todo momento a su disposición.

Salud

Gaspar Llamazares Trigo

 

 

Gaspar Llamazares

  

Montserrat Muñoz

  

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo