El reglamento de revocatorios de IU ¿caza de brujas?

Izquierda Abierta (IzAb) ha presentado una enmienda a la totalidad de la propuesta de “Reglamento para la promoción y solicitud de referendos revocatorios de mandatos de cargos orgánicos y públicos de Izquierda Unida”. Texto que, de aprobarse tal y como está planteado, sería un perfecto soporte legal para justificar una depuración interna de la pluralidad. En definitiva, una ‘caza de brujas’ en la organización que, más que avanzar en democracia, nos retrotrae al auto de fe y la inquisición.

 

El escrito elaborado desde la dirección actual de IU implica para IzAb que una minoría insignificante pueda plantear un revocatorio a cualquier cargo público, al margen de la voluntad popular de los/as electores/as, que quedan fuera de un proceso en el que tendrían que opinar puesto que votaron al cargo cuestionado.

Este Reglamento en trámite es una suerte de degradación de la democracia representativa en Izquierda Unida, en contraposición a la democracia participativa de la que se presume y que se demuestra que no es más que plebiscitaria. IzAb considera que frente a medida tan traumática como el revocatorio –que sólo en situaciones extremas como procedimientos judiciales por posible delito debiera aplicarse-, las principales herramientas para resolver conflictos son el diálogo, la negociación y el acuerdo, no la sanción. Mucho menos la expulsión. Está de más un procedimiento tan radical que no permite el contraste, la defensa ni la conciliación.

Para IzAb, la gravedad del texto planteado reside en que habilita un procedimiento sumarísimo, iniciado sin transparencia sobre los promotores y que requiere de un número mínimo para impulsarlo (el 1%), lo que sitúa a los cargos públicos en permanente sospecha e inestabilidad. Independientemente del resultado de la revocación, el trámite es inquisitorial y un claro instrumento para eliminar la pluralidad y diversidad en una organización que presume de tales características, imprescindibles por otra parte para un movimiento político y social de la izquierda alternativa.

Por otro lado, la resolución del revocatorio mediante voto telemático carece de sentido en una organización donde las decisiones son colectivas y convertir la comisión de garantías en instructor es una ilegalidad sobrevenida al margen de los estatutos. En lo interno, el revocatorio posible es al único cargo interno elegido por la militancia: el del coordinador. Al resto los votó el órgano de dirección, que es quien los cesa. A los cargos públicos solo los revocan sus electores: los votantes.

De no retirar esta propuesta de Reglamento o transformarla hasta hacer irreconocible el texto original planteado, IU avanzará hacia un modelo de partido de corte bolivariano o tipo las CUP, alejado de su espíritu de pluralidad y democracia interna. Es por todo ello que IzAb plantea la enmienda a la totalidad

IzAb opina

Almudena Grandes
Luis García Montero
Teresa Aranguren
Pedro Chaves
Tasio Oliver
Carlos Berzosa

Gaspar Llamazares

 

Montserrat Muñoz

Acceso usuarios

 

 

Presentación de Aglaia, galería virtual.

Vídeos de la presentación de Actúa

 

 

 

¡Atención! Esta web o alguno de sus componente usan cookies. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso Saber más

Acepto